12.26.2013

Isaac Newell, pionero del fútbol nacional.

Isaac Newell (1853 - 1907)
Isaac Newell nace el 24 de abril de 1853 en Strood, un pequeño poblado del condado de Kent, al sudeste de Inglaterra. Una infancia difícil, lo conduce a atravesar el océano en busca de un mejor porvenir. Con 16 años, arriba a nuestro país, de seguro sin imaginar lo que el destino le tenía preparado. A su llegada es recibido por Guillermo Wheelwright -administrador del ferrocarril- quien le da asilo en su casa, permitiéndole terminar sus estudios en el Colegio Nocturno dirigido por el reverendo Tomás B. Wood. La inspiración del célebre pastor metodista despierta en Isaac la vocación por la docencia, que tiempo después desarrollará con indudable idoneidad. Al tiempo que avanza en sus estudios, Isaac trabaja como aprendiz de telegrafista, llegando a ser jefe de oficina en la provincia de San Luis. Sin embargo, el destino vuelve a convocarlo desde Rosario.

Retoma sus estudios, y en 1875 conoce a quien será su inseparable compañera, Anna Margaret Jockinsen. Nacida en Inglaterra -hija de exiliados alemanes- Anna ejerce una notable influencia en Isaac. Juntos dirigen el Colegio San Bartolomé, hasta que en 1884 dan el puntapié inicial de su propio proyecto educativo: el Colegio Comercial Anglo-Argentino. Se instalan en la vieja casona de Wheelwright, donde despliegan un modelo pedagógico inusual para la época. El Colegio de Isaac y Anna era abierto a la diversidad de colectividades que poblaban la pampa gringa, sin distinguir entre quienes podían pagar la cuota y quienes no. Pero entre las novedades incorporadas, se destaca una que poco después revolucionará culturalmente a la ciudad y al país: la práctica del football association. De inmediato Isaac encarga un reglamento oficial[1] y un balón de cuero al importador porteño George Burton. Los recreos del Colegio se convierten en un hervidero de pasión, hasta que en los talleres lindantes del ferrocarril y en los exclusivos clubes ingleses va prendiendo la llama del novedoso deporte. Un fenómeno paralelo se registra en el Buenos Aires English High School de Alexander Watson Hutton, del cual surgirá posteriormente el Alumni Athletic Club. Hasta aquel momento, en Argentina sólo se habían practicado variantes del football rugby, con aislados intentos por incorporar el association, lo que a lo sumo daba como resultado un híbrido indefinido.
En 1903, los ex alumnos de Isaac -encabezados por su hijo Claudio Lorenzo Newell- fundan el Club Atlético Newell’s Old Boys, en un homenaje explícito al pionero del fútbol argentino[2]. Para aquel entonces, la pérdida de su entrañable Anna había minado el espíritu y la salud de Isaac. El patriarca del fútbol nacional, fallece el 16 de octubre de 1907, acompañado por la dulce melodía del violín de Ernesto Benítez, profesor de música del Colegio. Lo llora la creciente legión de fervorosos partidarios de aquel fútbol, que Isaac supo infundir en estas tierras.


[1] Cabe destacar que el primer reglamento que traspasa las fronteras británicas es el que aprueba la International Football Association Board en 1882.

[2] La expresión “old boys” significa “egresados”.